miércoles, 12 de mayo de 2010

De sobrenombres y otros apodos…

Los sobrenombres son algo muy curioso; pueden fortalecer o debilitar según como se utilicen y como se interpreten. Los sobrenombres son uno de los traumas de la infancia de muchos niños. En mi caso lo de los apodos casi era un hobbie de algunos mis amigos.

Normalmente estos bautizos ocurren en esa etapa pre-adolescente donde los niños se vuelven malignos. En mi caso Shami, vino de Ballena, Cetáceo, Ballenato, Cabeza de Mundo, Cabeza de Pico, Shamu, y finalmente degenero en Shami. Como se imaginaran soy grande y cabezón.

Pero la verdad es que yo no era el único bautizado con sobrenombre, estaban también Toto, Tazmania, La Gorda, Manatin, Cosa, el Enano, el Negro, “MIX”, Mott, Motin, Sapo, MIKA, Caldo, Del Cosmo, Mapurite, la Negra, Minelly, Nico, Ness, Maul, FAS y Joe, entre otros seres de la clase. La etimología de estos sobrenombres la dejo para que ellos las expliquen.

Hay personas que se auto-bautizan en mi clase estaba, por ejemplo, Joe. Un compañero que se fue un año fuera, al imperio. Cuando regreso era dos cabezas más alto que el resto, tenía barba y acné, mientras que nosotros soñábamos con afeitadoras. Llego y dijo, “llámenme Joe” y Joe se quedo.

Recientemente me entere que otro de la clase ahora usa como nombre artístico Nick Vega (el link a su blog más abajo). Le llego tarde a lo de los apodos, pero el siempre andaba en otra nube en clase.

También están aquellos que se traen su apodo desde la casa, al colegio y la universidad. Este creo es el caso de Toto (Buhonero Intelectual y bloggero de renombre, link a su página más abajo). A mi ahijada la bautizaron en su casa Ita. A su hermano lo bautizaron Poti. Al otro hermano, que estudio conmigo, nosotros lo bautizamos EL ENANO.

Dato curioso es que en todo grupo familiar o de amigos siempre hay un negro y/o una negra, es impresionante. En mi clase estaban la Negra y el Negro, en mi casa mi hermana es la Negra con todo y que es más blanca que yo.

Los sobrenombres malignos pueden hundir a un niño en la miseria, a menos que logre aprender la única lección que evita que la sopita se convierta en mondongo. Aprender a reírse de uno mismo. La lección es sencilla pero como cuesta aprenderla. En el momento que uno acepta sus defectos o características y logra reírse de uno mismo le quita el poder tanto a los sobrenombres como a aquellos que los crean. De ahí en adelante el sobrenombre puede dejar de existir o convertirse en parte de uno, como Shami por ejemplo.

Esto va de la mano con aquellos que te dicen tus papas cuando alguien se mete contigo: “no le pares para que veas cómo se aburre y te deja de fastidiar”. Pero a esa edad uno no entiende que: el que se pica pierde. Los amigos son como los perros que huelen el miedo, ellos saben que te picaste por más que lo escondas. El picao siempre pierde, puede perder toda la autoestima. También el picao reparte lepes, y puñetazos pero eso no evita que el sobrenombre continúe solo le da fuerza (esa técnica también la intente).

Como consuelo, para los que fueron sopeados alguna vez, si lograron aprender a reírse de sí mismos hoy son mucho más maduros que aquellos que no tienen sobrenombre. Los sobrenombres, para los que aprendimos la lección, se convierten en un trofeo de madurez. Aprender a reírse de uno mismo, es como montar en bicicleta solo se aprende bien de chiquito. Triste es ver que después de acné, ya pasados los veinte, aun hay aquellos que se pican y pierden. La mayoría de los que después de viejos se pican seguro no tuvieron sobrenombres de chiquitos, serán sopitas de por vida.

5 comentarios:

Toto dijo...

Yo soy Toto de cuna. Un imberbe que no supo decir Juan José dijo Tototé y así me quedé. Hoy salgo en el periodico por una cuestión del concurso de cartas y la leyenda es Juan "Toto" Aguerrevere. Me puse a pensar, amigo todo el punto de "Toto" es no tener que decirme Juan. En tal caso lo que ha debido ir entre comillas es "Juan" pero bueh... con él muero.
p.s. "Llamenme Joe" jajajajajaja

Nick Vega dijo...

Excelente! Una de las cosas que me traje de NY fueron quince páginas protagonizadas por Nixon Vega. Me cayó bien y no quería matarlo todavía.
BTW, still in the clouds, never happier.

todoloquemepasa dijo...

Hola Shami, me gustó mucho tu post! La verdad no recuerdo que conmigo (o mi nombre) se hayan metido mucho de pequeña aunque sí es verdad que en una época un primo empezó a llamarme "Betty la fea" auqnue afortunadamente era menor que yo y aquello no tuvo mucha trascendencia y además lo de ser como Betty también me duró hasta que me quitaron los anteojos y los frenillos. Tengo muchísimos sobrenombres casi todos relacionados ocn la flacura, así pues me decían huesito, palito, flacuchenta y todos los derivados posibles, además de los sobrenombres propiamente derivados de mi nombre de pila.

Sin embargo lo que quería decirte es que aprendí de ti algo que ocnsidero una lección bastante importante, especialmente por aquello de que la aprendí por aquí, sin si quiera conocerte más que por lo que escribes. "Nunca se pierde". Dentro de lo negativo de la situación aprendiste a reirte de ti de modo tal que aquellos que intentaban burlarse no se reían de ti sino contigo. Además aquello te hizo ganar confianza en ti mismo, madurez, sabiduría para manejar la situación que por mucha roncha que hayas pasado entonces, hoy te hacen ser una persona que está por encima de todo cuanto te hizo -o intentó hacerte- daño.

En mi grupo de amigos también hay un negro y una negra, súper típico! y ahora que me he puesto a pensar en ello creo que tal vez lo de lso sobrenombres es una cuestión cultural. Al menos el tiempo que viví en el imperio (como le llaman ustedes o Mr Macaco) y el tiempo que he vivido aquí no tengo memoria de que la gente se ponga muchos sobrenombres, pero en cambio nosotros estamos mandados a hacer para eso!

Laura Strazzaboschi dijo...

JAjajajaja q fino shami :)
No sabia que te decian cabeza de mundo jajaja

Doña Treme dijo...

Ya me preguntaba yo, como habias llegado a mi blog. Todo entendido. Toto me tiene un sobrenombre por un juego, una noche en su casa... pero es bastante "totesco" jajaja
Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Si te gusta... ¡comparte!